Doctorado en Ciencias Ambientales concretó semestre on line e inicia segundo período 2020

Doctorado en Ciencias Ambientales concretó semestre on line e inicia segundo período 2020

Un exitoso primer semestre on line, junto al inicio del segundo periodo 2020 bajo la misma modalidad, ha concretado el Doctorado en Ciencias Ambientales con mención en sistemas acuáticos continentales.

La aplicación de este programa, pionero en nuestro país y que ya cuenta con 30 años de existencia, fue valorado transversalmente por alumnos y académicos, que destacaron el desafío que implica desarrollar un postgrado mediante docencia en línea, en concordancia con los requerimientos sanitarios que debe cumplir la educación superior en tiempos de pandemia.

Es así como los académicos responsables de asignaturas fundamentales Dr. Ricardo Barra (Sociedad y Ambiente), Dra. Evelyn Habit (Unidad de Investigación) y Dr. Octavio Rojas (Ecosistemas Complejos y Forzantes Antrópicos, además de director del programa), junto al alumno de primer año, Patricio Silva, compartieron sus impresiones respecto al desarrollo del primer semestre on line.

Para la Dra. Evelyn Habit, los principales desafíos que enfrentaron la Unidad de Investigación con la modalidad a distancia, asignatura que se dicta para los estudiantes que recién ingresan al programa, fue la imposibilidad generar lazos y equipos de manera presencial. En ese escenario la académica explicó que, dado que los estudiantes que cursaron la asignatura no se conocieron antes de ingresar al programa, el proceso de integración entre ellos fue más lento. Esto, debido a que en años normales, los estudiantes de primer año comparten una sala de estudio donde tienen sus puestos de trabajo y conviven todos los días, lo que les ayuda a estar en permanente discusión de sus temas académicos y personales. De igual manera, en condiciones normales comparten espacios con estudiantes de otras generaciones, quienes les comentan sus experiencias y también los guían en sus propuestas de investigación.  “La imposibilidad de tener esa valiosa experiencia de convivencia, ha sido el principal desafío para esta asignatura. Aun así, durante el transcurso del semestre los estudiantes han logrado cercanía entre ellos, para hacer estas discusiones grupales y lluvias de ideas por medios virtuales”, sostuvo la investigadora.

Coincidió con ella el director del Centro Eula y académico del programa, Dr. Ricardo Barra, quien explicó que “en cada módulo y prácticamente cada semana, hicimos alguna actividad de discusión, diálogo y debate, que fue muy productiva y les sirvió para incorporar las competencias que pretende este curso”.

Por parte de los estudiantes, el alumno Patricio Silva, también compartió su experiencia con este primer semestre on line, afirmando que “definitivamente el contexto que enfrentamos modificó los desafíos con los que, junto a mis compañeros y compañeras, entramos al programa, donde poder afrontar la modalidad a distancia se volvió lo principal, desde la preparación y asistencia a clases, hasta las metodologías para desarrollar trabajos en equipo y discutir los contenidos de cada curso”. Silva agregó que, sin duda, generar un abordaje interdisciplinario e instancias de reflexión, intercambio y conversación ante las temáticas planteadas por el Doctorado, “fue otro de los desafíos; acá destaco la voluntad y motivación tanto de mis compañeros, como del cuerpo docente, por abrir estos valiosos espacios, relevantes en la formación”.

 

RESULTADOS

En relación a los resultados de aprendizajes y contenidos durante el semestre en el curso Unidad de Investigación, la Dra. Evelyn Habit sostuvo que los estudiantes alcanzaron los aprendizajes y competencias esperadas: “Exponer a los doctorandos a pensar en sus temas de tesis desde el primer semestre del programa, ha sido un ejercicio muy positivo, ya que, a la vez que van avanzando en conocer y comprender la complejidad de las ciencias ambientales a través de las otras dos asignaturas fundamentales, van también entendiendo la propia complejidad de los temas que ellos desean abordar. Es decir, este primer semestre, los saca de su confort monodisciplinario y los enfrenta a la complejidad de la interdisciplina. Me parece que ese proceso se está logrando en esta modalidad on line también”, valoró.

En ese sentido el académico Ricardo Barra agregó que los estudiantes lograron realizar un trabajo en equipo, que el cuerpo de profesores valora muy positivamente, así como también un ambiente de trabajo donde la discusión, el respeto por la opinión del colega y la profundidad del conocimiento científico, fueron parte de la atmósfera que se consiguió. “Logramos como curso publicar una columna de opinión donde participaron casi todos los alumnos, en un trabajo colectivo muy interesante, donde se logró condensar un texto complejo en forma sintética y amable para una lectura del público en general y que se publicó en el periódico electrónico “La ventana ciudadana”.

Desde el alumnado, Patricio Silva detalló que pese a las condiciones particulares en las que se desarrolló este semestre, se logró un buen resultado en relación a los objetivos que cada curso se planteó, entregando una amplia gama de contenidos, pasando desde enfoques de investigación y teoría hasta experiencias y contenidos prácticos. “Definitivamente una de las dificultades que enfrentamos, por razones obvias, fue poder generar un proceso de aprendizaje más cercano a la realidad; en ese contexto, destaco cómo a través de la búsqueda y utilización de nuevas herramientas digitales y metodologías, se trató de mejorar y complementar la experiencia de enseñanza. Este semestre, servirá como un gran aprendizaje, tanto para docentes como estudiantes, en el desarrollo de clases más dinámicas y que en un futuro se complementaran con los recursos ya conocidos”, dijo el estudiante.

 

FORTALEZAS Y OPORTUNIDADES

Asimismo, con el correr del primer semestre también se identificaron fortalezas relativas a esta nueva modalidad. Entre ellas, la Dra. Habit relevó que a lo largo del semestre se haya destacado la posibilidad de generar un mayor y más frecuente acompañamiento por parte de los docentes encargados de los cursos, lo que permite una retroalimentación constante a través de los contenidos que se fueron trabajando. “ Esto permitió mantener espacios activos para la discusión, sumado a que también se facilitó la invitación y presencia de diferentes profesores, lo que terminó por ampliar las perspectivas disciplinarias conversadas, una mayor diversidad de contenidos y orientándose hacia la construcción de análisis críticos interdisciplinarios”.

Para todo ello, eso sí, la académica aclaró que aún deben terminar de resolverse algunas problemáticas, como la dependencia que esta dinámica genera, al tratarse de tecnologías que deben aplicarse en distintos puntos: “Aún está en proceso de aprendizaje y depende de factores externos, como la estabilidad de las conexiones a internet, lo que generó algunas dificultades, pero creo firmemente que con el tiempo se podrán ir mejorando estos aspectos”, admitió.

Respecto a ello, el alumno Patricio Silva explicó que La implementación a distancia de los trabajos en equipo representó un gran desafío, pero que también gracias a la buena disposición de todos, se consiguió sacar adelante la tarea y finalmente todo resultó en buenas experiencias, que pueden replicarse más adelante. “Es bueno destacar que diversas actividades de divulgación científica se pudieron  generar durante este semestre, lo que permite acceder a instancias que habitualmente no se podría asistir. Finalmente quisiera destacar que, pese a todas las dificultades que se generaron durante el semestre, siempre existió una buena disposición para el diálogo y la búsqueda de alternativas que permitieron realizar exitosamente las actividades durante estos meses. Fue un periodo de gran aprendizaje y que fortaleció las relaciones y motivaciones para lo que resta de programa”, detalló.

 

REFLEXIONES GLOBALES

En relación a una evaluación general en torno a esta dinámica de docencia de postgrado a distancia, poniendo especial énfasis en el Doctorado, la Dra. Habit contó que esta nueva realidad “ha puesto a todos en una situación extrema, que nos ha obligado a reinventarnos y replantearnos en muchos aspectos de la docencia. Los doctorandos son profesionales, algunos con postgrados previos, personas adultas e independientes, muchas veces con sus propias familias formadas. Al igual que para los profesores, ha sido todo un desafío para ellos comenzar un programa de doctorado a distancia”.

Habit agregó que, por ello, se generan ocasiones en las que se siente una verdadera dicotomía entre estar encerrado y concentrado en un mundo virtual de formación académica intensiva, y aquello que está ocurriendo “afuera”, en una sociedad enfrentada a una crisis sin precedentes: “Creo que ha sido  importante detenerse de vez en cuando y compartir qué le pasa a cada uno, y ver cómo nos sentimos. Son espacios que debemos aumentar y facilitar en estas condiciones. Sin duda, este semestre ha sido un proceso de aprendizaje para todos y no sólo en lo netamente académico”.

Para el profesor Ricardo Barra añadió que, si bien nada reemplaza el contacto físico y presencial, también este se puede alternar con trabajo mediante plataformas digitales: “se puede perfectamente hacer una mezcla entre trabajo presencial y on line, optimizando los tiempos y reduciendo la actividad presencial. A nivel de doctorado es fundamental la discusión reflexión e intercambio de conocimientos, y hemos demostrado que aunque con dificultades, esto sí se puede hacer a distancia. Sin duda, el mayor desafío es para las actividades de trabajo más colaborativo que el programa pretende impulsar en su cuerpo académico y de alumnos”.

Por su parte el Dr. Octavio Rojas, recalcó la rapidez en la implementación y adecuación a las diferentes herramientas y protocolos que planteaba el nuevo desafío de docencia en línea: “fue un trabajo arduo, colaborativo y de adaptación entre los diferentes miembros del cuerpo académico, alumnos y nuestra secretaria de programa, pero que finalmente implicó un excelente resultado”. En efecto el programa ya cuenta con dos graduadas bajo dicha modalidad. Se trata de las ex alumnas Dra. Katherine Brintrup y la Dra. Lien Rodríguez, que finalizaron su proceso en el programa el pasado 6 y 24 de abril, respectivamente.

Rojas agregó, sin embargo, que existe una deuda de la modalidad a distancia, que consiste en la realización de actividades de terreno y/o laboratorios, las que espera se recuperen cuando las condiciones sanitarias lo permitan: “Es un tema importante y existe un gran compromiso de parte de los profesores del programa para su desarrollo futuro. De momento hemos implementado determinados ajustes en el proceso formativo de nuestros estudiantes, para el logro de los resultados de aprendizaje”.

De cara al segundo semestre, el director del programa sostuvo que “enfrentaremos un semestre más preparados. Hemos adecuado diferentes aspectos de nuestro quehacer en el programa desde la docencia, trámites administrativos, defensas de proyectos de tesis y exámenes de grado, que sin duda espero experimenten un proceso de mejora continua con la experiencia obtenida durante el primer semestre 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>